Acupuntura Auricular

          Existen, en algunas partes del organismo, zonas en donde se haya representado la totalidad del cuerpo humano. Las mas conocidas son: manos, pies, ojos, cráneo, frente, nariz, lengua y oreja. A estos lugares se les llama somatotopías.

          Muchos de los puntos reflejos de la oreja han sido utilizados por la medicina tradicional china desde hace siglos, pero fueron los conocimientos aportados por la escuela francesa que inició el DOCTOR PAUL NOGUIER los que dieron a esta zona refleja una entidad propia para los tratamientos. Con la Acupuntura Auricular podemos detectar y tratar tanto enfermedades físicas como psíquicas.

                              

                 Los puntos reflejos de la oreja funcionan de una forma homeostática, es decir, tras ser estimulados de diferentes formas (agujas, masaje, presión) se regulan de forma automática en función del desequilibrio en el que se encuentren. Los puntos reflejos están conectados con terminaciones que envían una información al sistema nervioso, una vez que llegan al cerebro, este se encarga de enviar la orden correspondiente al órgano o zona del cuerpo requerida.

            Desde la aurícula se puede regular el sistema nervioso, así como los órganos y emociones. Son también reconocidos diferentes puntos que trabajan a nivel energético y emocional. En medicina china lo físico y lo emocional van unidos y ambos se retroalimentan, de esta forma al trabajar cualquier parte del cuerpo hay un trabajo emocional por realizar o liberar. Este sistema terapéutico fue avalado por la OMS (Organización Mundial de la Salud) en 1990.

            En cualquier trastorno psicológico es importante tratar el sistema nervioso con la finalidad de que el ánimo se estabilice y se reduzcan síntomas como, ansiedad, insomnio, asternia o agresividad, para que la persona se encuentre en un estado anímico equilibrado y poder así detectar y afrontar en la terapia sus dificultades personales.